El Agua Mineral Natural que te Cuida
Calidad Envasada > El Proceso de Envasado

Contacto

 Tel/Fax: 958 66 13 61

El Proceso de Envasado


El agua mineral natural de Montaña Nevada que llega al consumidor en los envases de 19 litros conserva su pureza original desde el manantial, por tanto no se ve sometida a ningún tratamiento que altere sus características. Es lógico pensar que el buen control y optimización del proceso de envasado de esta agua es fundamental para que sus características permanezcan inalterables.

Proceso


Tanto las conducciones como los depósitos y valvulería de las instalaciones de Montaña Nevada son de acero inoxidable. De este modo, el agua mineral natural que pasa a través de ellos, está completamente protegida, manteniendo su calidad intacta.


El agua extraída del manantial llega hasta la cabina de llenado a través de unos depósitos de regulación, con una capacidad total de 150.000 litros, y de la etapa de filtración.


En la cabina de llenado, el agua entra en la botella, que previamente ha sido sometida a un proceso de lavado y desinfección-esterilización. Seguidamente y sin salir de la cabina, se tapona la botella. Ésta etapa de envasado y taponado es muy importante, por lo que su control ha de ser minucioso para garantizar un producto de óptima calidad.


Una vez que la botella sale de la zona de envasado, se le asigna un número de lote y se somete a un último control de calidad. Si cumple con los requisitos exigidos, se lleva al almacén de producto terminado donde aguardará el tiempo necesario hasta su salida de planta.

Control de Calidad


Debido a que el agua del manantial Albarcín no está sometida a ningún tratamiento que altere sus características, las precauciones que se han de llevar a cabo durante el proceso de envasado son numerosas: conducciones y depósitos de acero inoxidable, empleo de productos en la planta de grado alimentario, múltiples controles de calidad, etc.


En Montaña Nevada se realiza un control exhaustivo del producto a la salida del proceso de envasado. También se controla que las materias primas a emplear cumplan con los requisitos mínimos de calidad, rechazándose aquellos que son considerados no aptos. Todos ellos, junto con el producto, son objeto de un seguimiento pormenorizado a través del proceso de Trazabilidad, englobado en el APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos), del Sistema de Autocontrol de Montaña Nevada.


Aunque la Ley marca unos controles analíticos mínimos a realizar, en Montaña Nevada consideramos que, para ofrecer a nuestros clientes las mayores garantías, estos controles han de ser complementados con otros más exhaustivos. Por este motivo, no escatimamos en gastos a la hora de realizar controles analíticos de proceso e instalaciones. El objetivo es garantizar unas condiciones óptimas para minimizar los riesgos en el envasado del agua mineral natural.